SanValentínDía

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Cómo besar bien (con lengua y sin lengua)

Descubre los trucos esenciales sobre cómo besar bien con lengua, sin lengua. Aprende a besar debidamente en el cuello o por primera vez.
Besar bien es algo que no todo el mundo consigue. | Imagen de: Cristian Newman.

 

No lo encontrarás en los libros ni te lo habrán enseñado en la escuela, pero existen toda una serie de interesantes consejos sobre cómo besar bien. Si estás a las puertas de una cita importante o te mueres de ganas de practicar con tu pareja, no te pierdas esta guía sobre cómo besar bien, con lengua y sin lengua, y otras curiosidades del arte del ósculo.

Cómo besar bien con lengua

¿Vas a besar a una chica por primera vez? ¿Quieres perfeccionar tu técnica y quieres aprender cómo besar bien? ¿Sabías que el Kamasutra, por ejemplo, recoge 22 tipos de besos entre los que se incluye el beso ladeado, el beso presión y el beso brocha?

Y es que no hay un beso prototipo, ni mucho menos, y existen varios tipos de besos según la situación y el momento. El beso con lengua es, sin lugar a dudas, el rey de los besos, y a continuación te enseñamos cómo besar bien con lengua.

1. Prepara la situación

El momento más importante de un beso es el instante previo: de cómo gestiones ese impás dependerá la culminación de un beso inolvidable. La clave de cómo besar bien con lengua es saber contener el impulso y someterlo a tu control de los tiempos. Si te precipitas, todo quedará sujeto al caos y las posibilidades de fracasar se disparan.

Mostrar autocontrol y dominio, además, te ofrece seguridad y ascendente. En esos momentos es ideal acercarte paulatinamente a su boca, de forma lenta y sensual, para generar toda la atracción posible. El morbo juega un papel importante.

Aprovecha para realizar las primeras caricias, muérdete la boca, humedece tus labios, mátala con la mirada… Imponte en el juego de la seducción.

2. Abre la boca

Pero en algún momento debes ofrecerle una señal, un indicativo que muestre el inicio de la acción. Puedes empezar con un beso corto, con los labios cerrados. Una primera toma de contacto labial es de lo más sensual. A continuación abre un poco la boca y sitúa tu labio inferior entre sus dos labios, y tu labio superior por encima del suyo.

Ahora vuestros labios están unidos, vuestras bocas conectadas, pero... ¡Cuidado! Es un error de principiante empezar a meter la lengua sin más… Mantener la cabeza fría y controlar los tiempos sigue siendo la clave de todo. Así que espera un poco.

3. Ten paciencia

Ella esperará tu siguiente movimiento y es muy posible que te ponga a prueba. Si te precipitas todo puede avanzar hacia el precipicio, así que mantén la calma, ten paciencia. Sigue con tu boca cerca de la suya, combinando besos largos y cortos, humedeciendo vuestros labios mútuamente, y conectando a través del tacto y la mirada.

Es importante que pienses en el siguiente movimiento, y que lo hagas todo de forma progresiva y natural. Tener sensación de control te dará seguridad.

4. Muestra la lengua

Ha llegado el momento de presentar tus intenciones, pero cuidado, nada de brusquedades. Cualquier movimiento repentino y descoordinado puede ser interpretado como una torpeza que baje la líbido de tu amante. Por el contrario, si empiezas introduciendo solo la punta de tu lengua rozando su labio superior, será de lo más excitante.

En esos primeros compases, debes conectar la punta de tu lengua con sus labios y luego buscar la punta de su lengua. Esos son los momentos más excitantes, en los que debes conseguir que ambos estéis a tope para llegar al momento decisivo.

via GIPHY

5. Introduce la lengua

Si has seguido las instrucciones de cómo besar bien con lengua, paso a paso, hasta ahora, esto saldrá por inercia y de forma natural. Solo tienes que dejar que vuestras lenguas entren en contacto. Al inicio ambas lenguas se buscarán para quedar enroscadas, mientras que poco a poco irán yendo por libre a vuestro antojo.

Poco a poco iréis encontrando la forma de acompasar movimientos lentos y fluidos entre vuestras lenguas, y alcanzaréis así el momento de máxima complicidad (y excitación). Puedes combinar largos besos con lengua, con momentos de relajación y besos sin lengua.

6. Evita chocar con los dientes

Esta es una de las grandes claves de cómo besar bien con lengua. Con el tiempo aprenderás a dominar la técnica para que esto no suceda, pero al principio es normal que no sepas dominar algunos movimientos. Evita chocar con los dientes, porque ese es uno de los momentos que rompen el erotismo y la sensualidad.

Para evitarlo, sigue dos recomendaciones. Una, no abras demasiado la boca, porque dejas tus dientes expuestos y, aun cuando no golpean con los suyos, pueden ser incómodos para ella. Dos, inclina levemente tu cabeza para buscar diferente ángulos de conexión, de modo que vuestros dientes no queden alineados y no puedan chocar.

7. Utiliza tus manos

Como ya has visto, lo importante de saber besar con lengua no es sólo la técnica en sí, sino envolver el momento con la pasión y la excitación. Cuando has llegado al punto culminante y has logrado con éxito unir vuestras lenguas, es el momento de acompañar el beso con el contacto de tus manos en su cara.

Es de lo más excitante que sujetes sus mandíbulas con tus manos, de modo que sintáis que todo el universo se centra en vuestras bocas. Luego puedes complementarlo con suaves caricias en el pelo, en el cuello, en la oreja, y dejarte llevar.

8. Explora su cuerpo

Después de unos minutos de estar practicando con éxito el beso con lengua puede que sientas el desasosiego de la monotonía. Por eso debes buscar momentos de originalidad que ofrezcan dinamismo a la escena. Es el momento de abandonar por un momento su boca y explorar con tu lengua algunas zonas erógenas de su cuerpo, como el cuello.

Ante su negativa o el fracaso en esa exploración, el beso con lengua, que ahora ya tienes más que dominado, siempre será un lugar seguro al que volver.

Trucos para besar como es debido. | Imagen de: Rawpixel.

 

Cómo besar bien sin lengua

Es erróneo pensar que la única forma de exteriorizar la pasión es a través de un beso con lengua. De hecho, la gracia está en conseguir que el acto de besar se convierta en una transmisión de sensaciones sin necesidad de la lengua. Descubre cómo besar bien sin lengua para conseguir una situación de intimidad de lo más excitante.

1. Mantén los labios cerrados

En los primeros momentos debes relajar y abrir ligeramente los labios para insinuar a tu pareja que estás listo para el beso, pero aún no te lances. Mantén los labios cerrados mientras inicias un paciente pero intenso trabajo de seducción en el que cuentas las manos, la mirada y, por qué no, unos sensuales movimientos de labios.

¿Sabes lo excitante que puede llegar a ser en esos primeros instantes quedarte fijamente mirando sus labios? Aprovecha para pensar lo que vas a hacer.

2. Insinúate con besos cortos

La insinuación tiene que dar un paso más, ser más evidente, y es el momento de buscar el primer contacto labial. Claro que, en este caso, tiene que ser mucho más progresivo y natural que en un beso con lengua, porque la clave del beso sin lengua es su sensualidad.

Si empiezas dando besos cortos pero intensos estarás generando deseo y voluntad en la otra persona, y creando un ambiente ideal para profundizar en un beso más largo en la siguiente fase. Entre beso y beso, busca su mirada.

3. Busca la conexión con su mirada

Esta es la clave de un beso romántico, la conexión entre ambos, y en eso vuestras miradas juegan un papel decisivo. Cuando ya has tanteado el terreno labial y has conseguido generar el deseo (el instinto, la pasión) en tu amante, debes encontrar el amor. Además de despertar su deseo, debes asegurarte de que se siente amado.

Aprovecha los intervalos entre beso y beso para aguantar su mirada. Puedes apartar su rostro con tus dos manos en sus mandíbulas, y mirarla fijamente: consigues una sensación de poder y control de lo más excitante.

4. Besa su labio inferior

Claro que de besos cortos con los labios cerrados no se vive. Debes dar un paso más. La gracia de saber cómo besar bien sin lengua es jugar con la posición de los labios, y conseguir que en esa coordinación labial se produzca un traspaso de saliva: un beso húmedo. Pero poco a poco, sin prisas ni excesos. Atiende.

Cuando tengas tus labios en los suyos, abre ligeramente tu boca (instintivamente, ella abrirá la suya) y coloca tu labio inferior por debajo del suyo, y tu labio superior enmedio de los suyos. Empieza a besar de forma apasionada pero armónica su labio inferior.

via GIPHY

5. Besa su labio superior

Después de unos instantes besando su labio inferior, ha llegado el momento de buscar su labio superior. Con esa operación consigues mostrar dinamismo en los besos, evitar la monotonía y conseguir humedecer sus labios.

Puedes ir combinando ambas opciones, e intercalar nuevas posiciones como inclinar levemente tu rostro y buscar la asimetría de tu boca con la suya. Mientras la besas, puede ser muy excitante ir rozando tu nariz con la suya, y de nuevo buscar su mirada.

6. Cómo besar con brackets

En algunas ocasiones, al besar por primera vez te encuentras con la dificultad de los brackets, lo cual no es más que un divertido reto que puedes superar fácilmente. Atiende.

Para evitar que los aparatos dentales sean un estorbo y saber cómo besar con brackets, debes alejar tu lengua de la zona de peligro. Es decir: evitar que la lengua roce con tus brackets. Si quien lleva el aparato es la otra persona, debes evitar que tus encías rocen con ellos. Con el tiempo aprenderás dónde y cuándo aplicar la presión adecuada.

7. Coge aire

A diferencia del beso con lengua, en el que tienes más espacio para coger aire, saber besar bien sin lengua exige que domines a la perfección los tiempos, y ahí está la clave. Tienes que saber combinar los contactos largos y apasionados entre vuestros labios y los momentos de pausa en los que puede coger aire.

En esos momentos puedes mantener la cercanía con su rostro, pues puede llegar a ser muy excitante sentir vuestros alientos cálidos y húmedos, mientras volvéis a conectar con la mirada y complementáis el momento con caricias.

De lo contrario, besar de forma prolongada sin lengua implica quedarte sin aire y realizar un beso sincopado y poco natural que arruine el momento.

8. Sella con un beso de cine

No tengas miedo a ser demasiado cursi. El beso sin lengua es justamente apropiado para esos momentos de romanticismo en el que puedes permitirte algunas licencias peliculeras, y qué mejor que sellar el éxito del beso sin lengua con un beso de cine…

Agarra a tu pareja por la cintura de forma que encuentre un buen apoyo en el que puedas inclinar levemente tu cuerpo sobre el suyo. No es necesario que fuerces la posición (no se trata de hacer un número de gimnasia), sino de inclinar vuestros cuerpos sin despegar vuestros labios, y que ella se sienta segura y amada en tus brazos.