Ideas originales para regalar en San Valentín

Las ganas de sorprender a la pareja son lo más importante
Ideas originales para regalar en San Valentín | Cedida

Cupido está en el aire para ayudar a darles un empujoncito a aquellos que no se atreven a dar el primer paso, inyectarle pasión a un matrimonio de años, endulzar la cotidianidad de los novios y consolidar los vínculos de amistad.

Rosas, tarjetas, chocolates...Entre tantas opciones conocidas ¿Cómo regalar algo original en San Valentín? En este artículo compartimos varias ideas para dar un obsequio fuera de serie.

Globos para todos 

Los globos de San Valentín son un clásico que no pasa de moda. ¿Cómo convertir a este viejo amigo en algo original y renovado? La clave está en ser creativo, basta con añadir un poco de picardía.

Una habitación inolvidable

Las sorpresas siempre son bienvenidas, nadie se resiste al impacto positivo que produce un gesto extraordinario e inesperado. Esta idea requiere un poco de planificación.

El primer paso es seleccionar el tipo de globo que se va a regalar, puede ser el icónico globo rojo con forma de corazón. No obstante, existen múltiples alternativas. Globos de colores, con mensajes, fotografías, con dibujos temáticos, aerostáticos, de látex, helio y muchos más.

Se pueden combinar varios modelos, todo va a depender del mensaje que se quiera enviar ¿Es una propuesta de matrimonio? ¿una invitación a la primera cita? ¿un gesto especial para la pareja? ¿quizás el primer paso para hacer las paces? Cada persona decide con qué colores, formas, texturas y palabras va a expresar sus sentimientos.

Lo siguiente es elegir un espacio que esa persona visite todos los días: un espacio en casa o en el trabajo ¿Quizás en su cafetería favorita? Es necesario encontrar cómplices o ayudantes que desvíen su atención. También se puede aprovechar un horario en el que ella o él estén ausentes. La idea es no levantar ningún tipo de sospechas.

Cuando todo esté planificado, sólo queda llenar la habitación con los globos. Es importante que quede poco espacio: a mayor cantidad de globos, más contundente es el efecto sorpresa. Aunque parezca mentira, ninguna sonrisa se resiste ante un escenario con decenas de globos personalizados.

Este instante de emoción es el momento perfecto para besar, abrazar, decir una frase romántica o entregar a esa persona especial otro obsequio. La habitación sorpresa es un regalo en sí misma y al mismo tiempo, puede ser la antesala de otro obsequio.

Cientos de testimonios lo confirman: esta aventura garantiza una satisfacción al 100%, vale la pena intentarlo.

Algo más para una decoración inolvidable

El uso de globos que hagan referencia al amor (corazones, mensajes, fotos…) es prácticamente imprescindible, pero en la decoración de una estancia en San Valentín entran muchos más elementos que ayudan a generar ese clima tan propicio:

  • Velas aromáticas: En este caso cumplen una doble función:
    • Proporcionar una luz tenue: en días como este se aconseja un ambiente más místico y apropiado para dejar fluir la imaginación y el deseo. Y es que, para estos días, aunque sea parcialmente, es mejor apagar las bombillas.
    • Ambientar la estancia: en el juego del amor no solo entra el juego el placer visual y el táctil, sino que el olfato y el acústico también juegan un papel importante. Estas velas ayudan a que la sensación sea todavía más placentera.
  • Música: En la decoración no tan solo entran en juego elementos visuales, sino también sonoros. Una música relajante a la vez que romántica y/o sensual es también condición sine qua non para que la velada empiece con buen pie.
  • Pétalos de rosa: ¿Te imaginas a esa persona querida recorriendo un pasillo lleno de pétalos hasta la estancia final? Sería como la antesala de esa sorpresa que está a punto de recibir.
  • La propia comida y/o bebida: Hay que procurar que lo que haya encima de la mesa diga algo más que “cómeme”. Una botella de champagne en una cubitera o un plato de marisco preparado con cariño también ayuda que la estampa visual sea más inolvidable.
  • Tú: Posiblemente lo más importante. Todo lo anterior no tiene mucho sentido si tú recibes a esa persona en pijama o incluso con la misma ropa que empleas en el día a día. Es un día donde tienes que lucir radiante, aunque la cita sea en tu propia casa.

Pero, ¿Dónde celebrar San Valentín?

En realidad, el lugar no es lo más importante, sino las ganas de sorprender a la pareja. Una escapada romántica de fin de semana, una cena en un restaurante de lujo, una noche de hotel o incluso en casa son escenarios igualmente válidos para vivir un día que potencie los vínculos sentimentales.

Según estudios realizados, en España cada pareja se gasta 70 euros de media para este día (todo incluido). Si descontamos la cena, el precio para la decoración es reducido, pero volvemos a recordar que en este caso entra en juego la imaginación y las ganas de satisfacer a esa persona...

"Farolillos voladores para bodas" "El horóscopo del amor en el mundo"