Una velada romántica en el Casino Hipódromo Aguacaliente de Tijuana

Descubre por qué es el lugar perfecto para una magnífica velada.
Juegos, restaurantes y una magnífica velada en el Aguacaliente de Tijuana. | Luke Hayfield//CC BY 2.0

 

A tan solo 20 minutos en coche del centro de San Diego (California), se levanta el emblemático Casino Hipódromo de Aguacaliente, uno de los complejos que ayudó a levantar la imagen de Tijuana como espacio de libertad, ocio y glamour durante la primera mitad del siglo pasado. Si tu pareja es una apasionada de la edad de oro del cine americano y quiere pisar el mismo suelo que frecuentaban Clark Gable, Jean Harlow, Lupe Vélez o los Hermanos Marx, entre otros muchos, o si disfruta con la emoción de los juegos de azar, este centro de ocio supone la excusa perfecta para organizar una escapada a Tijuana.

Siguiendo el camino de las estrellas

Este casino, que fue diseñado por el arquitecto estadounidense Wayne McAllister, fue considerado en su momento como el mejor casino del mundo. La atmósfera de exotismo y lujo que atrajo durante décadas a lo más granado del turismo de Hollywood fue diseñada con la intención de ofrecer un oasis de libertades, y ese espíritu se mantiene en sus actuales instalaciones, que ofrecen la posibilidad de imbuirse del espíritu de las grandes estrellas del celuloide para lanzarse con una declaración de amor en medio de sus elegantes jardines, que acabe con un beso inolvidable.

Aunque el entorno ha cambiado notablemente desde entonces, se mantiene la oferta de unas instalaciones espectaculares, del encanto histórico de su carácter transgresor y de la emoción que se traslada al visitante desde sus numerosas salas de juego. Quizá sea el momento de dejar atrás el pudor y vestirse como Rita Hayworth -que descubrió su pasión por el juego en estas salas- y Glen Ford en Gilda para comenzar una noche en la que deja?

Perderse en los salones de juego y el restaurante

Correctamente conjuntados y embriagados por el espíritu estos divos de Hollywood, será posible disfrutar de una velada gastronómica excepcional en el restaurante Mujeres Divinas, que apela a la divinidad de aquellas diosas intocables, que parecían fuera del alcance de los mortales. Si estás pensando en una proposición matrimonial, puede que el momento de los postres sea la ocasión idónea para sorprenderla. Inspírate con los grandes para preparar las más dulces de las frases y no dudes en recurrir a cualquier miembro del personal para que sea tu cómplice.

Es bien sabido que amor y azar son compañeros inseparables, así que qué mejor que disfrutar con la amplia oferta recreativa del Casino Hipódromo Aguacaliente en pareja para que la fortuna juegue sus bazas. Para los fanáticos del deporte, decir que el casino no tiene nada que envidiar a los mejores locales de Las Vegas en su oferta de apuestas, y será posible apoyar a vuestro equipo favorito, sin importar el deporte que se prefiera: béisbol, fútbol, baloncesto, boxeo, Nascar… Para los amantes de lo pugilístico, hay que recordar que en este casino se rodaron escenas de la película The Champ (El campeón, 1931).a

 

Si las luces de neón y el ruido de los rodillos al girar se adaptan más a vuestros gustos, en su sala de máquinas tragamonedas encontraréis tanto los clásicos bandidos de un solo brazo como las videoslots más recientes. De hecho, para sobrellevar el empuje de la vasta oferta que se puede encontrar en el mundo del casino online, Aguacaliente ha ampliado su zona de tragamonedas hasta alcanzar los más de 1.100 títulos. Es importante tener en cuenta que las tanto las reglas de las tragamonedas de casino como las de las online, sobre todo en el caso de las de vídeo, son ligeramente diferentes a las que se encuentran en la calle, y que los multiplicadores, bonos y rondas especiales cobran mucho más protagonismo.

Para los amantes de los clásicos

Pero si a tu pareja le gusta lo clásico, seguramente prefiera acercarse por la zona de mesas de juegos de casino clásicos, lugares donde emular las grandes escenas de Casablanca o convertirse en James Bond durante unas horas. Puede que la fortuna aguarde tras una mesa de dados, o que salga la fecha de vuestro aniversario en la ruleta. Quizá descubras que tienes un talento como el de Dustin Hoffman en Rain Man, o que podrías haber formado parte del Rat Pack en la época del Ocean’s Eleven original.

Y para los apasionados de la historia de la hípica, resultará imprescindible la visita a un hipódromo, ahora reconvertido en circuito de carreras de galgos, que vio correr a leyendas como Phar Lap y el incontrolable Seabiscuit. Es un buen lugar para recordar que, en el amor, no es precisamente el más rápido el que acaba ganando la carrera.