Los científicos hablan sobre el amor

En Nueva York, una investigadora científica llamada Stephanie Ortigue hizo un estudio acerca del amor en las personas. Para ello se trabajó con diferentes tipos de amor, aquel que es pasional, el tradicional y el repentino, pero los resultados realmente nos han dejado pensando como a muchos de los científicos que trabajaron en esta labor, ya que siempre está presente la incógnita de saber si el amor está en el corazón o en el cerebro.Los científicos hablan sobre el amor

Luego de mucho investigar, se han dado cuenta que el corazón, tanto como el cerebro son los responsables de transmitir las sensaciones que son equivalentes a lo conocemos como amor porque la parte de las mariposas en el estómago como se lo llama generalmente, o bien el latido del corazón rápido y demás, son todas las acciones del corazón ante este impulso. Sin embargo, en el cerebro pasan muchas otras cosas en relación a esta condición de enamoramiento.

Aquellas personas que tienen una relación de amor pasional, cuando piensan en su enamorado se encienden partes del cerebro que tienen que ver con la recompensa y con las imágenes corporales o el área superior de metáforas. Sin embargo, luego está el amor por sí mismo que se vive en el cerebro de un modo similar que el consumo de cocaína, esto se afirma debido a las áreas que se encienden al pensar en el ser amado, siendo que inclusive se incrementa la dopamina, así como también la oxitocina, vasopresina y en algunos casos también la adrenalina.

image002Seguramente habrán escuchado alguna vez que el amor entorpece y por más cruel que parezca, es totalmente cierto porque el enamoramiento a su vez, afecta a muchas de las áreas intelectuales que se tienen en el cerebro. El tan denominado flechazo que a veces las personas utilizan cuando piensan en el amor a primera vista, se ha determinado que tarda en llegar al individuo una fracción de un quinto de segundo.